Hasta luego, y gracias por el pescado

Compártelo:

Sin preámbulos: han transcurrido más de cinco años desde que abrí este blog, y todo ha cambiado mucho desde entonces. Han pasado muchas etapas y, como no se puede estar toda la vida haciendo lo mismo, ya va tocando buscar nuevos desafíos y proyectos.¿Estoy cerrando KindleGarten? Ni de lejos. Simplemente es que, hasta nuevo aviso, ESTE BLOG SE ACTUALIZARÁ POCO, MUY POCO O NADA.

Cuando nació, KindleGarten tuvo una finalidad curativa para mí. Me ayudó a superar una depresión bastante gorda y una notable misantropía ─apenas salía de casa y no quería ver a nadie, ni a mis amigos─. Después me puso en un contacto con un montón de gente maravillosa, me permitió enrolarme en sus proyectos y acabar haciendo cosas que nunca imaginaría: colaborar en radio, escribir en revistas, publicar mis relatos, acompañar a autores en presentaciones, entrevistar y ser entrevistado…

Ahora mismo el blog apenas me produce retorno: las visitas no dejan de caer, ya no se qué contenidos resultan interesantes ─o cómo hacerlos interesantes─ y creo que he perdido la conexión con el público. En una Internet cada vez más audiovisual donde toda la atención está las redes sociales ─los vídeos de Youtube y Twich, los «hilos» de Twitter y las «historias» de Instagram o Facebook─, cada vez tiene menos sentido dedicarle horas y horas a un blog que ya no es tan divertido de escribir como era antes.

Me pasaré por aquí a revisar los comentarios, actualizaré las entradas ya publicadas y publicaré alguna entrada nueva de vez en cuando si tengo algún contenido valioso, pero en principio estaré haciendo otras cosas. Ahora me apetece más:

─Leer. Mucho
─Escribir relatos
─Ver un montón de películas del Oeste que tengo pendientes
─Pasear
─Comer helados
─Tomar té
─Sentarme frente al mar a mirarlo sin hacer otra cosa
─Planear el viaje al Monument Valley que nunca haré
─Mirar vídeos de perros Corgi

Mientras decido cómo y cuándo retomar la actividad de KindleGarten -entradas muy breves, impulsar las secciones nuevas que anuncié en su día, contenidos nuevos, cambio de formato, lo que sea-, y si deseáis seguirme la pista, podéis hacerlo en mis otras actividades:

─La revista Tantrum
─La revista Windumanoth
─La revista HyperSpace
─El periódico digital en galego Adiante.gal
─La revista Areal, si sois de la comarca de As Mariñas
─Mi Twitter, también.

Además, y aunque hemos paralizado el proyecto ─por causa de la entrada en vigor del nuevo RGPD de la Unión Europea, que no entendemos muy bien y que nos obliga a un gasto en abogados y asesores que no podemos ni estamos dispuestos a afrontar─, recordad que en Inicia Literaria podéis leer algunos de mis relatos, además de las obras de otros autores, por supuesto. Entre ellas, mis vaqueradas escritas con mi heterónimo Kenneth James en la colección Leyendas del Colt, con las aventuras de Ned Cassidy, el diablo irlandés, acompañado últimamente de Rosario Monléon, el mexicano mestizo.

Y si preferís leer otra cosa, siempre tenéis a disposición la lista de blogs muy recomendables, que actualizo con cierta frecuencia.

Y sobre todo, recordad que ESTO NO ES UN ADIÓS. ES UN HASTA LUEGO. Y GRACIAS POR EL PESCADO.

Compártelo:
Marcar como favorito enlace permanente.