La luz en el cerro - KindleGarten

La luz en el cerro

El cine fantástico peruano no difiere mucho del de otras industrias pequeñas (como la guatemalteca, que conocimos con Ovnis en Zacapa), teniendo que tirar de imaginación y artesanía para suplir la evidente falta de medios que padecen.

La luz en el cerro (Ricardo Velarde, 2016) se ajusta al patrón. Rodada con un presupuesto mínimo, con actores totalmente desconocidos para la mayoría de nosotros (aunque sí son populares en su país), y con un aire de realismo y sordidez que retratan la vida cotidiana en su país. En este caso, las regiones rurales andinas de Perú.

La luz en el cerro - KindleGarten

La historia es sencilla pero resultona: Jefferson (Manuel Gold) y Chino (Emilram Cossío) son dos estudiantes de medicina de la capital, que se encuentran en una aldea perdida de los Andes haciendo sus prácticas (un equivalente al MIR español) como forenses. La muerte de un pastor, en extrañas circunstancias, los introducirá en una trama misteriosa, que une las leyendas locales con la mafia y la posible presencia de oro en el subsuelo.

Por su parte, Padilla (Ramón García, el actor más consagrado del reparto) es un veterano agente de Policía con pasado traumático. Abandonado a su suerte por sus superiores y con una sonrojante falta de medios, Padilla es un funcionario honrado, que intenta hacer cumplir la Ley frente a los poderosos mafiosos locales.

Al igual que en la guatemalteca Ovnis en Zacapa o en la también peruana Bajo la piel (Francisco Lombardi, 1996), por citar dos ejemplos que conozca, La luz en el cerro tiene una carga notable de costumbrismo. Que por otra parte denuncia el atraso y la ignorancia del pueblo, manipulable desde su pobreza y sus supersticiones. Del caciquismo y del poder de los mafiosos, frente al papel residual que tienen las instituciones académicas y la inacción de las fuerzas del orden.

En el centro de la historia está una extraña luminiscencia verdosa que aparece sobre el cerro por las noches, causa aparente de las muertes que se van produciendo. Curioso que los dos jóvenes médicos se impliquen más por ambición personal que por ética profesional, y curiosa también la conclusión de la historia.

La luz en el cerro - KindleGarten

La luz en el cerro tiene muchas limitaciones, sobre todo técnicas, pero no está mal de ritmo y las actuaciones son correctas, sobrias, adecuadas al realismo sucio que maneja la trama.

Dura solo 85 minutos, suficientes para contar la historia sin aburrir. Una película sencillota y honesta, buena opción para seguir conociendo cine fantástico no estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.