Olor de Santidad - KindleGarten

Olor de santidad

Compártelo:
Aquí tenéis el segundo relato de KindleGarten Ediciones, obra de Tomás Rivera.

Siguiendo la línea de su predecesor Don Faustino, Padre de Almas, de nuevo vuelvo a centrarme en la Iglesia Católica, más concretamente en los hombres y mujeres que componen su clero. Y es que las monjas serán las protagonistas de la historia de hoy.Creo que le traerá recuerdos a aquellas que han estudiado en colegios de religiosas, y espero que no sean desagradables. He intentado hacer un cuentito humorístico, satírico, pero respetuoso para con estas mujeres de fe, pues ¿qué haríamos los costumbristas sin ellas? 🙂

Aunque habla también del Camino de Santiago, pues está ambientada en Compostela, y dedica algunos párrafos al cariz que tiene hoy día y a las leyendas y creencias tradicionales en las que se cimenta.

Aproveché también para aclarar las diferencias entre el Jubileo y la Compostela, o Compostelana, porque es una cuestión en la que hay bastante confusión, y me gusta tener siempre un puntito didáctico resabidillo 🙂

Para los puntillosos, aclarar que, hasta donde alcanzan mis conocimientos del santoral católico, no existe ninguna Santa Serafina de Rímini. Por lo que tampoco pudo fundar ninguna orden religiosa llamada las devotas humildes fieles paupérrimas huérfanas siervas riminianas descalzas del sagrado corazón de María dulce madre de Dios. Simplemente son una broma-homenaje a esas órdenes con nombres larguísimos, compuestos por un montón de adjetivos calificativos, y llenos de contradicciones. Porque, afirmar de uno mismo que se es humilde, devoto, pío, etc. ¿no es presuntuoso?

Comentaros también que, en el próximo relato, cambiaré por completo la temática y el planteamiento. De hecho, en mis apuntes y bocetos no aparece, por ahora, nada relacionado con la religión 🙂

El texto está sujeto a una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0. ¿Qué quiere decir esto? Que puede leerse, descargarse, copiarse, imprimirse, intercambiarse, enlazarse, reproducirse, duplicarse, compilarse, antologarse y lo que proceda siempre que se reconozca y se cite la autoría de Tomás Rivera, que soy yo; sea sin uso comercial (así que nada de ganar dinero con banners y publicidad) y no se genere obra derivada. Aquí está la licencia:


Y nada más. Os dejo el enlace para que podáis descargarlo. Nos leemos!

DESCARGA LIBRE Y GRATUITA

Compártelo:
Bloguero, escritor y redactor de contenidos. Colaborador de las revistas Windumanoth, HyperSpace y Libros Prohibidos, y del podcast El Sótano de Radio Belgrado. Miembro de la revista Tantrum y del colectivo Inicia Literaria. Autor de Leyendas del Colt con el seudónimo Kenneth James.
Entradas creadas 419

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba