Outsphere - KindleGarten

Outsphere, de Guy-Roger Duvert

La relación del público español con el género fantástico francés se sostiene sobre un fenómeno curioso: mientras que el cine y el cómic franceses (o más en justicia, francobelgas) de género disfrutan de una gran acogida y popularidad en España, no ocurre lo mismo con su literatura. Luc Besson, Enki Bilal, Moebius, Jean-Claude Mézières o Alejandro Jodorowski son nombres que todos conocemos. Pero si nos preguntan a cualquier lector español por escritores franceses de ciencia ficción, tal vez Pierre Boulle (por su seminal El planeta de los simios) o Stefan Wul serían los pocos que sabríamos citar. Aparte de Julio Verne, desde siempre uno de los autores más leídos, reeditados y queridos en España.

Por su parte, el francés Guy-Roger Duvert, el autor que hoy conocemos, practica la ciencia ficción tanto filmada como escrita. Parisino afincado en Los Angeles (California, EEUU), es un pianista de formación clásica que trabaja como compositor de bandas sonoras, además de como director y guionista. En 2016 dirigió y guionizó el largometraje Virtual Revolution, una historia de atmósfera postciberpunk ambientada en un futuro cercano donde las multinacionales han reemplazado a los gobiernos soberanos y el 75% de la población mundial vive permanentemente conectada a universos virtuales.

Guy-Roger Duvert - KindleGarten

En 2019, Duvert se lanzó a la faceta literaria con Outsphere, que ahora en 2021 llega al castellano traducida por Victoria Plaza Ponce. Inicia así una saga que ya va por un segundo volumen, Outsphere 2: le Réveil, que esperamos no tardar mucho en leer en castellano también. Sin salirse de la ciencia ficción, a Guy-Roger Duvert le va bien como escritor: además de los cincuenta premios internacionales recogidos por su cinta Virtual Revolution, Outsphere tuvo su propio galardón en 2019: el otorgado por Amazon y el canal TV5 Monde a las Letras Francófonas.

Outsphere: naves generacionales, space opera y transhumanismo

Outsphere es la historia de una segunda oportunidad. En un futuro no muy lejano, la Humanidad debe abandonar la Tierra tras dejarla inhabitable por los errores de su sociedad imperfecta. Una nave generacional (bueno, no exactamente), bautizada con el alegórico nombre de El Arca, viaja durante 80 años con su tripulación criogenizada hasta alcanzar Edén, un exoplaneta en el que fundar una colonia y comenzar de nuevo.

Y aquí entra el nóvum de Guy-Roger Duvert: 60 años tras la partida del Arca, la Humanidad, con una tecnología mucho más avanzada, envía una segunda astronave, Utopía, que llega a Edén apenas unos meses más tarde que El Arca. Pero los humanos que la tripulan son muy diferentes a sus antecesores: modificados genéticamente, carentes de agresividad y casi indistiguibles unos de otros, han desarrollado capacidades telepáticas y una mentalidad colectivista que ha erradicado el concepto «Yo».

A las tensiones entre civiles y militares de la primera colonia se sumarán así las difíciles relaciones con estos metahumanos. Y todos ellos juntos deberán enfrentarse también a los muchos peligros de Edén, sean sus primitivos habitantes, sus muchos riesgos biológicos o sus misteriosas tormentas electromagnéticas.

Ciencia ficción de frontera

Outsphere es, ante todo, una novela de frontera, y su historia se puede trasladar con facilidad a la América española o a las más tardías colonias holandesas, francesas o inglesas de Norteamérica. Podemos imaginar El Arca como un galeón español o un Mayflower espaciales, y a los soldados y colonos de Outsphere como a los europeos llegados a América, lejos de casa en un mundo duro y desconocido, protegidos tras sus empalizadas de una fauna peligrosa y de los nativos primitivos y hostiles, siempre expuestos a enfermedades desconocidas y a inclemencias metereológicas imprevistas y devastadoras.

Un tema que Duvert traslada con oficio, y que siempre interesó a la ciencia ficción, como en El nombre del mundo es Bosque, de Ursula K. Le Guin o Llamadme Joe de Poul Anderson (y la hija bastarda de ambas, la hipertaquillera cinta Avatar), Camelot 30k de Robert L. Forward o en la fracasada (pese a su interesante nóvum) serie de TV Terra Nova. Vamos, un camino familiar para el género, desde el must de la trilogía de Marte de Kim Stanley Robinson hasta autopublicados como Alejandro Gamen y su La Colonia.

Outsphere - KindleGarten

Aunque Duvert incluye en su trama elementos distintivos que le dan su propia personalidad, destacando dos: el transhumanismo y un uso acertado de la paradoja de Fermi y la ecuación de Drake.

Pirámides y pecios espaciales

Manejando la posibilidad de que Edén esté habitado por una especie de homínidos primitivos, pero de que existiese además una civilización previa, con un alto desarrollo tecnológico, y que esta hubiese desaparecido (de acuerdo a la ecuación de Drake, por su propia mano, igual que hicieron los terrícolas con la suya, como motor argumental de la novela) añade un componente de intriga y de riqueza de posibilidades para la trama. Además permite introducir arquitectura atractiva y misteriosa, como pirámides en este caso, y artefactos tecnológicos de gran poder y funcionamiento ignoto que los protagonistas deben descubrir. Recordemos lo bien que funcionó el universo Stargate basándose en esta idea.

El transhumanismo a escena

Duvert trata con acierto uno de los mayores temores del ser humano: verse ante una versión mejorada de sí mismo, ante un ser que tiene ventaja (biológica, tecnológica o social) sobre él. Así, el peligro no viene solo de los edénicos, sino de los Atlantes, esa segunda oleada de humanos que llegan en Utopía. Y que establecen una mente-colmena gracias a sus capacidades mentales aumentadas. Un tema apreciado por la ciencia ficción social, que recuerda aquí a la oposición entre sociedades colectivistas e individualistas que planteara la mentada Le Guin en Los desposeídos. Outsphere enriquece el debate sobre los riesgos y potencialidades del transhumanismo mental, en la línea de las dos visiones opuestas, pero interesantes ambas, de dos recientes obras de dos autoras gallegas: Vanesa Santiago en Memoria de Nosotros y Nieves Delgado en Uno.

Los atlantes, carentes de emociones y comportamientos agresivos y violentos, incapaces de mentir y guiados por la lógica más estricta, provocan al momento reminiscencias de nuestros queridos vulcanianos de Star Trek. Ahora bien, Duvert introduce la posibilidad de la ósmosis con los humanos antiguos, y a lo largo de la novela veremos cómo afecta a los atlantes el contacto continuado con estos.

Una novela de aventuras

Pero Outsphere es también una novela de acción y aventuras. En apenas 320 páginas agolpa gran cantidad de acontecimientos, y la acción es constante. Si bien el ritmo narrativo no es vertiginoso, Guy-Roger Duvert logra que el texto fluya hacia adelante de un modo natural y muy ameno. Si algo se nota en los escritores que también son guionistas, es un estilo muy visual, fácilmente trasladable a la pantalla. Y esa es la sensación que transmite Outsphere, la de estar viendo una película más que leyendo una novela.

Un estilo reforzado por la adjetivación mínima imprescibible y por la prosa funcional, al servicio de la trama, sin figuras literarias complejas. Duvert lo apuesta todo a la historia. El desarrollo de Outsphere es lineal, pero la historia se reparte entre distintos escenarios, con la acción alternándose entre varios hilos narrativos de forma equilibrada. Incluso hay un arma de Chéjov que se utiliza correctamente, dando lugar a un hilo narrativo muy emocionante y que revela gran cantidad de información sobre Edén y sus nativos.

Outsphere - KindleGarten

El resultado es una novela sencilla de leer. Se agradece si tenemos en cuenta el gran número de personajes que la componen, que suman la tripulación internacional de El Arca y los atlantes. Estos últimos introducen una leve dificultad para la lectura: sus nombres, compuestos de una letra y una secuencia de números, para acentuar su impersonalidad (como ocurría, por ejemplo, en THX 1138 de George Lucas), provoca que cueste identificarlos y distinguirlos entre sí.

Y una novela bélica

Outsphere tiene rasgos también de ciencia ficción bélica, y retrata tanto un enfrentamiento civil entre colonos y militares Ancianos (así llaman los atlantes a los humanos no modificados), como el conflicto entre ancianos y atlantes, como el que opone a todos los humanos contra los edénicos, los belicosos nativos del planeta. Este último apunta además a que será uno de los ejes de Outsphere 2.

Outsphere - KindleGarten

Duvert resuelve con claridad las escenas de combates, y la novela abunda en tiroteos, sabotajes y asesinatos. En cualquier caso, y pese al elevadísimo killcount, las muertes no resultan ni demasiado cruentas ni demasiado gráficas, siendo Outsphere apta para todos los públicos.

Un universo con muchas posibilidades

Guy-Roger Duvert ha trabajado a conciencia en el worldbuilding de su Edén, un exoplaneta sujeto a tormentas electromagnéticas y hogar de una fauna que por momentos parece homenajear a la especulada por Carl Sagan para el planeta Júpiter. Al menos eso evocan las mantas voladoras que el sueco Benjamin Sjöberg eligió para ilustrar la cubierta.

Aunque Outsphere sea una novela de ciencia ficción blanda, su autor ha intentado que los aspectos físicos del escenario estén sujetos a las leyes físicas y químicas, y que el conjunto tenga lógica y coherencia. Puede ser un space opera, pero sin caer en licencias artísticas en exceso.

Outsphere - KindleGarten

Se agradece también que la trama huya del hopepunk que empapa muchas historias actuales sobre naves generacionales y colonización espacial. El conflicto es necesario, que exista tensión entre grupos e individuos (en concreto, entre militares y civiles), pues así ocurrió siempre en las colonizaciones. Como apunta Helena Cruz, uno de los personajes más notables de la novela, las colonias no pocas veces terminaban siendo pequeñas dictaduras locales.

Con lo cual, y tras el suspense creado con la conclusión de este primer volumen, esperamos a que Outsphere 2, Le Réveil no tarde en llegar al castellano, y seguir con las aventuras de los sufridos colonos de Edén y su conquista de un nuevo hogar para la Humanidad, ancianos y atlantes por igual.

Outsphere, una obra (bien) autopublicada

Guy-Roger Duvert optó por autopublicar toda su obra, que está disponible en Amazon. El resultado de Outsphere es correcto, apoyado por el apartado gráfico de Benjamin Sjöberg y la traducción de Victoria Plaza. Sin entrar en lo editorial, en lo formal hay algún pecadillo sin importancia, como el uso algo excesivo de adverbios en -mente y la aliteración involuntaria de estos con adjetivos de participio activo terminados en -ente. Nada grave, pues no entorpece la lectura.

En Amazon España se pueden encontrar tanto Outsphere en castellano como el resto de su obra en francés.

Outsphere tiene ficha en Goodreads.

Guy-Roger Duvert: Página web, IMDB, Goodreads, Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.