Ovnis en Zacapa - KindleGarten

Ovnis en Zacapa (I Want to Believe 1)

Seguimos asomándonos al cine no estadounidense y, concretamente, al cine de géneros. Y en esta ocasión vamos con Guatemala, una industria cinematográfica muy pequeña. Por lo que su producción de géneros es aún más pequeña y necesariamente artesanal. 

Ovnis en Zacapa (Marcos Machado, 2015) combina varios géneros, y se convierte en una cinta de ciencia ficción y comedia con un fuerte componente humorístico, tanto voluntario como involuntario. 

Porque su bajísimo presupuesto la obliga a una factura rudimentaria, casi documental, donde los actores centran la acción, y los efectos especiales y la posproducción son mínimos. Es el único largo de su director, Marcos Machado, mientras que su guionista, el panameño Enrique Pérez Him, se prodigó un poco más, siendo responsable de un pequeño éxito: el mediometraje Puro Mula

Ovnis en Zapaca - KindleGarten


Ovnis en Zacapa cuenta la historia de Rober Daneri (Daneri Gudiel), un profesor universitario, ufólogo e investigador de lo paranormal. A Rober no le va nada bien: sus alumnos lo ignoran, su libro sobre ovnis no se vende, lo llevan a la televisión para reírse de él y bebe demasiado.

Un día, una productora televisiva, Leyla Marroquín (Alejandra Estrada) contacta con él para ofrecerle ser el conductor de un nuevo espacio, un programa sobre fenómenos paranormales, con una primera grabación en el departamento de Zacapa. Allí se han venido avistando ovnis y ha crecido un culto alrededor de ellos. 


Rober, Leyla y un cámara se trasladan a Zacapa, donde el rodaje del programa y la investigación terminarán por desvelar lo que esconden realmente los sucesos paranormales, para concluir la historia con un final bastante cruel y cargado de un humor negro realmente cáustico. 

Ovnis en Zapaca - KindleGarten

Lo mejor de Ovnis en Zacapa es la actuación de Daneri Gudiel, que consigue hace reír sin proponérselo, con su interpretación de un Rober descreído, cínico y amargado. Permite también escuchar el acento y la forma de hablar guatemaltecas, igual que otro producto disponible en Prime, La luz en el cerro, hace lo propio con el castellano del Perú. Así escapamos un poco de las voces limpias y perfectas del doblaje. Está rodada además con sonido directo, lo que la hace más realista y todavía más sucia, más sórdida. 


Ovnis en Zacapa dura 90 minutos exacto, y no llega a aburrir, pese a su ritmo perezoso. Lo logran las actuaciones, incluso la de los actores no profesionales que conforman el grueso del reparto. Tanto como el sentido del humor y las puyas aceradas a la sociedad guatemalteca y a su industria cultural, tan deficitaria como la española.


Al verla, no se puede esperar una película de ciencia ficción al uso. Es una cinta artesana, hecha con cariño, con toda la solvencia que permite su presupuesto. Pero se puede disfrutar de su naturalidad, de su sentido del humor (hasta cuando no hay una intención clara de hacer reír) y de su costumbrismo.