The Kid - Sin Piedad - KindleGarten

The Kid (Sin Piedad): Vuelve Billy el Niño (Séptimo de Burrería 11)

La enésima vuelta del western al mito de Billy el Niño busca humanizar al forajido a través de un nuevo punto de vista. Un muchacho cercano a él, un testigo accidental de los últimos días de William Bonney. Que se acabará involucrando con su amigo y presunto asesino, Pat Garrett.

The Kid según Vincent D’Onofrio

Podría aventurarse que The Kid (2019) hubiese nacido entre bambalinas durante el rodaje de otro western actual: Los siete magníficos (2016). Allí coincidieron su director (Vincent D’Onofrio) y dos de sus actores, Ethan Hawke y Chris Pratt. En aquella interpretaban, respectivamente, al mountain man Jack Horne, al tirador letal pero traumatizado por la guerra Goodnight Robicheuax y al pistolero irlandés buscavidas y socarrón Joshua Faraday. Ahora Hawke encarna a Pat Garrett y Pratt al villano Grant Cutler. Hawk D’Onofrio, sobrino del director, da vida a Oran, mano derecha de Grant. Vincent D’Onofrio se reserva un pequeño papel como sheriff de Santa Fe, poco más que un cameo.

The Kid - Sin Piedad - KindleGarten

El papel de Billy recae en Dane DeHaan, quien logra un retrato del bandido muy humano y creíble, destacando su carácter huidizo y voluble. DeHaan transmite con acierto el cinismo y la amargura de El Niño en sus últimos días. S intento de mantenerse sereno mientras es perseguido como un animal y Garrett va atrapando y ajusticiando a sus amigos.

The Kid y la historia

Vincent D’Onofrio, que se muestra como un realizador muy solvente, ha optado por la historicidad, lo que aleja a The Kid de otras versiones previas del mito. P. ej. la dupla Arma Joven (1988) e Intrépidos Forajidos (1990), donde primaban la espectacularidad y el colorido frente al rigor.

The Kid - Sin Piedad - KindleGarten

D’Onofrio juega también con la parte emocional: la primera imagen que tenemos de Billy en la cinta reproduce la pose de su famosa fotografía frontal, la que durante mucho tiempo fue su único retrato (en la actualidad contamos ya con tres). Y ahí están varios de sus amigos. Miembros de su banda que conocemos tan bien como a él: Charlie Bowdre, Dave Rudabaugh y (citado) Tom O’Folliard.

Cuéntamelo otra vez

Porque la primera escena con Billy transcurre en uno de los escenarios más conocidos de su historia: la emboscada en la cabaña de Stinking Springs. Es 23 de diciembre. Cuatro días antes Pat Garrett había matado a Tom O’Folliard en Fort Sumner, y Billy se lo afea durante el asalto.

Charlie Bowdre muere como dicen los libros: acribillado cuando salía a comprobar cómo estaban los caballos. Desarmado y medio dormido. No hay salidas heroicas con un revólver en cada mano para cubrir la huida de sus compinches. The Kid reproduce otro hecho conocido: Garrett llevó el cadáver a su viuda, Manuela Herrera.

Choca, por el contrario, que The Kid nos cuente que Rudabaugh fue ahorcado en Santa Fe. Cuando sabemos que murió decapitado cinco años más tarde en Hidalgo del Parral, la misma localidad mexicana en la que sería asesinado Pancho Villa.

Al menos tenemos el altercado entre Garrett y el sheriff de Santa Fe por la custodia de Rudabaugh. Que se resuelve aquí con una escena de tensión, rodada con pulso. La breve aparición de D’Onofrio le sobra para representar a un sheriff Romero con carácter, testarudo y decidido a salirse con la suya.

La trama paralela

The Kid es la historia de Rio Cutler (primer papel de Jake Schur), un adolescente que asesina a su padre maltratador e hiere en la cara a su tío Grant (un Chris Pratt barbado que pega bien de malo). Tras ello huye junto a su hermana mayor Sara (Leila George), perseguidos por su tío y sus secuaces. Se refugian de una tormenta en una cabaña de Stinking Springs, donde se los encuentran Billy el Niño y los suyos. Desde ese momento los destinos de Rio y Billy quedan unidos.

The Kid - Sin Piedad - KindleGarten

La historia de Rio tiene tantos paralelismos con la de Billy que el forajido le toma cariño al chaval. Más tarde Rio descubrirá el carácter veleidoso y proteico de Billy. Quien se gana el favor de todos a base de mentiras y de promesas que no piensa cumplir. Por eso Rio, con Billy ya muerto, termina confiándose a Garrett para el enfrentamiento final con su tío Grant.

Un Billy el Niño humano

En The Kid, Vincent D’Onofrio intenta tanto humanizar como desmitificar a los dos protagonistas de la balada. Garrett no es el mercenario implacable que retratan otras versiones. El Niño es un fugitivo atormentado al que le pesan, y mucho, las muertes de sus amigos. Dane DeHaan crea a un Billy con un fuerte sentimiento de culpa por arrastrar con él a quienes le rodean. Algo que enmascara con el carácter burlón y la autosuficiencia por las que ha pasado a la Historia.

La cinta recoge también su popularidad entre el pueblo de Nuevo México, en particular entre los niños. El castellano es una constante, en diálogo y en voces de fondo. Puede que DeHaan no lo hable. Se nota un poco en sus líneas, que parecen aprendidas fonéticamente.

Los momentos en los que más brilla el actor, cuando destaca el carácter que imprime al personaje, son la celebérrima fuga del juzgado de Fort Lincoln (en esta versión no hay revólver escondido en la letrina. Sino que volvemos al registro histórico y Billy golpea al alguacil con sus grilletes) y la no menos célebre muerte del bandolero. El Niño miente y falla sucesivamente a Rio y a su amante, que aquí aparece embarazada de él y que podría haberle salvado si él aceptase huir a México con ella.

Una cinta correcta

Si hubiese que definir The Kid con un adjetivo, sería «correcta». No es una cinta sobresaliente, pero ni mucho menos mediocre. Es clasicista y destila amor por el género. Vincent D’Onofrio crea la suficiente tensión en las escenas urbanas (el enfrentamiento en Santa Fe, la huida del juzgado, el duelo final entre Garrett y Grant) para que la diversión no decaiga, recurriendo a la alternancia entre picados y contrapicados. A un montaje con cambios de plano muy rápidos y a planos en movimiento.

The Kid - Sin Piedad - KindleGarten

No se echan de menos tampoco buenos planos panorámicos de exteriores, rodados en el propio Nuevo México, usados como transición entre escenas. El trabajo de fotografía ayuda a darle una cierta atmósfera fantasmal por momentos, con escenas nocturnas o neblinosas.

The Kid es una revisión meritoria del mito de Billy el Niño. Y se agradece tanto su corte clásico como que haya tirado más de historicidad que de pirotecnia. Solo cabe achacarle el poco acierto a la distribuidora española, que decidió titularla Sin Piedad. Lo que puede llevar a confusión con otro western, un telefilme de 1999 dirigido por John Badham.

Bloguero, escritor y redactor de contenidos. Colaborador de las revistas Windumanoth, HyperSpace y Libros Prohibidos, y del podcast El Sótano de Radio Belgrado. Miembro de la revista Tantrum y del colectivo Inicia Literaria. Autor de Leyendas del Colt con el seudónimo Kenneth James.
Entradas creadas 404

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba