V.A. Carter - KindleGarten

V.A. Carter: Toda su obra de ciencia ficción (II)

Compártelo:
En 2016, Pulpture inició una tarea tan atractiva como encomiable: recopilar y publicar, para el mercado actual, toda la obra de ciencia ficción de V.A. Carter. O Vic Adams, como firmaba sus westerns, de los que escribió casi cien. O Vicente Adam Cardona (Llombay, 1927 – Valencia, 2018), uno de los grandes autores de la era dorada del bolsilibro español. Quien falleció apenas días antes de que este segundo volumen de su antología entrase en imprenta.

La obra de ciencia ficción de V.A. Carter comprende dieciocho novelas de bolsillo. Doce publicadas en la colección Luchadores del Espacio, de Editorial Valenciana, y seis editadas por Toray en su colección Espacio. El primer volumen (V.A. Carter – Toda su obra de ciencia ficción (I), de 2016) incluía las novelas Marionetas humanasRebelión en la galaxiaLa muerte azulLa nueva razaLos sonidos silenciosos de Venus¡Ayúdanos, terrestre! Este segundo cuenta con Prisión cósmicaLa Tierra no puede morirCargamento para el infiernoCautivos de VoidánEllos también son humanos y Puedo dominar el mundo.

El volumen

En total son 528 páginas, que cuentan con un prólogo de José Carlos Canalda (estudioso de la ciencia ficción y experto en literatura popular española) y con una reproducción de las portadas originales, de ilustradores históricos como Ibáñez o José Luis Macías. Portadas que acentúan el sentido de la maravilla que transmiten las novelas de V.A Carter. Que lucen en el cambio de formato y muestran que la edición en bolsilibro era una simple cuestión editorial que no significaba menor calidad narrativa.

Las novelas

Publicadas, como dijimos, en Luchadores del Espacio (Ed. Valenciana), las novelas de V.A. Carter trasladan al mercado español (con notable acierto) el espíritu de la Edad de Oro de la ciencia ficción estadounidense. Y tratan temas diversos de actualidad en la época: la carrera espacial, el pánico nuclear o la descolonización. V.A. Carter/Vicente Adam muestra además una óptica marcadamente pacifista. En su universo de ficción retrata a menudo un planeta Tierra en el que la humanidad ha superado sus diferencias y vive en armonía, expandiéndose al Sistema Solar y aun más allá.

Su optimismo frente a la carrera espacial viene avalado por una documentación técnica profunda. De modo que su ciencia ficción, siendo soft, mantiene un rigor sorprendente. Con las naturales concesiones al sentido de la maravilla (naves capaces de cubrir cincuenta años luz en semanas, rifles de rayos desintegradores, automóviles aéreos, razas alienígenas), todo lo referido a los primeros vuelos espaciales (coetáneos de las novelas) y a cuestiones como las radiocomunicaciones o el cumplimiento de las leyes físicas y químicas son palpablemente veraces.

Vicente Adam - KindleGarten

Prisión cósmica (nº 193, 1961)

Escrita antes del primer viaje espacial tripulado, describe con un acierto considerable los entresijos de la industria aeroespacial, por entonces en pañales. El protagonista es un extraterrestre infiltrado entre los humanos para sabotear el programa espacial terrestre. El motivo: desconfianza y miedo ante el potencial de la raza humana y su capacidad de expansión.

Tendremos los elementos habituales de las novelas de V.A. Carter: Perspectiva optimista de la humanidad, pacifismo (pese a que lograr la paz requiere siempre la violencia) y subtrama romántica. En esta ocasión destaca el conflicto interior del protagonista, que se debate entre su deber (y el desprecio que su raza siente por los terrícolas) y el afecto y admiración que poco a poco desenvuelve por los humanos.

La Tierra no puede morir (nº 196, 1961)

Una novela post-apocalíptica, fruto de la preocupación casi paranoica que existió durante la Guerra Fría por una posible guerra nuclear de escala planetaria (y que proporcionó un buen montón de novelas y películas). De nuevo V.A. Carter vuelve a transmitir su fe en la humanidad y en su capacidad de sobreponerse a las adversidades. La subtrama romántica tiene una línea que se repite en otras novelas del autor: cuando un hombre y una mujer comienzan la narración con roces y desencuentros, terminarán casándose.

V.A. Carter - Toda su obra de ciencia ficción (II) - KindleGarten

El papel de los extraterrestres es el de Deus Ex-Machina, aunque sorprende la capacidad de fabulación de Carter a la hora de crearlos y de otorgarles una tecnología casi mágica. Del mismo modo, el desencadenante de la guerra nuclear no traiciona el ideario pacifista y ecuménico del autor.

Cargamento para el infierno (nº 201, 1961)

Un argumento que podría desarrollarse en un escenario corriente, pero que el autor reviste de elementos de ciencia ficción, trasladando la acción a un planeta remoto. Una astronave de pasajeros, que traslada también a un grupo de presidiarios con destino a un planeta-prisión, sufre un accidente. Y cae a un planeta desconocido, donde los presos huyen. El protagonista, del que poco a poco se van desvelando los detalles, se encargará de arreglar la situación. Incluye una curiosa especie extraterrestre (que aparece en portada), la correspondiente subtrama amorosa y varios hilos argumentales que confluyen, como el robo de un valioso cargamento.

 

V.A. Carter - Toda su obra de ciencia ficción (II) - KindleGarten

Cautivos de Voidán (nº 206, 1962)

La novela más reseñable del volumen trata el tema de la invasión extraterrestre, tan afín a la ciencia ficción de la Edad de Oro. En esta ocasión por parte de una raza humanoide que conforma un imperio todopoderoso. El protagonista, como el de la novela anterior, es el Emperador de todas las cosas, un tipo seguro de sí mismo, con recursos infinitos y habilidad a toda prueba. Vuelve a terminar en boda (varias) y tiene un mensaje de concordia e incluso de igualdad de género. Un tema que planea en toda la obra de V.A. Carter, aquí alcanza su plenitud: el militar corrupto que traiciona a quienes debe servir y proteger, en este caso por cobardía.

Cautivos de Voidán incluye batallas entre astronaves y una persecución final verdaderamente emocionante. Resulta llamativo también que gran parte de la trama se resuelve a través de la negociación y de la tensión sexual latente entre el protagonista y la villana. Un recurso, este último, explotado con éxito numerosas veces en la Era Pulp del género.

V.A. Carter - Toda su obra de ciencia ficción (II) - KindleGarten

Ellos también son humanos (nº 216, 1962)

Interesante novela que trata un tema de plena actualidad en su época: la descolonización. Recordemos que España mantenía aún sus dos últimas colonias, Guinea Ecuatorial y el Sáhara.

Otra vez tenemos un argumento que podría desarrollarse sin elementos de ciencia ficción, pero que V.A. Carter adscribe al género ambientando la acción en un planeta de la estrella Cástor, colonia de la Tierra. Al igual que otro en la estrella Pólux, que se cita pero no aloja acontecimientos de la historia.
El autor desenvuelve una trama de espionaje que implica a un periodista muy prestigioso, cuya postura pasó de ser contrario a la colonización a fervoroso partidario de ella. A lo largo de la narración se conoce el motivo y se desvela una conjura de corrupción, como vimos un tema dilecto de Carter/Adams/Adam.

En esta novela se ratifica también el cuidado que el autor daba a los secundarios, haciéndolos casi más interesantes que el propio protagonista. Aquí, el astuto y escurridizo cabo Snakey.

Puedo dominar el mundo (nº 224, 1962)

Un argumento quizás algo desaprovechado, el de los poderes psíquicos y sus riesgos, que se desarrolla con una simple historia de intrigas y espionaje. Con todo, la novela tiene un comienzo que atrapa la imaginación. Porque V.A Carter fabula con unas posibles formas de vida jovianas que se anticipan a la propuesta que Carl Sagan y Edwin E. Salpeter publicaron en 1976, Particles, Environments and Possible Ecologies in the Jovian Atmosphere.

V.A. Carter - Toda su obra de ciencia ficción (II) - KindleGarten

Los pasajes iniciales, en los que describe a las criaturas flotando y fluyendo por la atmósfera gaseosa de Júpiter, transmiten un gran lirismo. El autor vuelve a mostrar que seguía la actualidad científica con interés, pues su representación del planeta gigante se ajusta a la realidad según lo que entonces se conocía de él. Si la portada de Puedo dominar el mundo te suena, se debe a que la portada del nº 1 de la revista Hyperspace es muy similar. Ambas son de José Luis Macías Sampedro y la de Hyperspace, para la que se buscaba deliberadamente un aire vintage, es un homenaje al autor y a los bolsilibros españoles.

El autor en su época

La obra de V.A. Carter es fruto de una época y maneja los códigos y los tropos de la misma. La ciencia ficción era el género favorito de Vicente Adam (pese a que por exigencias editoriales escribió muchos más westerns como Vic Adams) y se nota en el resultado. Podemos decir que es uno de los escritores (junto a Pascual Endíganos) que importó a España el género tal y como se practicaba en la Edad de Oro estadounidense.

Así, mientras en Estados Unidos y Reino Unido ya empezaba a decaer la Edad de Plata y comenzaban a escucharse los primeros latidos de la New Wave, en España (con contadas excepciones como La Nave de Tomás Salvador) seguíamos disponiendo de una ciencia ficción pensada para divertirse, como simple evasión y circunscrita a la edición en formato popular, con sus ventajas y sus imposiciones.

Los elementos comunes

El lector moderno no puede esperar de estas novelas elementos actuales como la representación de la diversidad. Estamos hablando de novelas de bolsillo publicadas durante el segundo franquismo, cuando faltaban dos años para el primer Plan de Desarrollo. Las editoriales españolas seguían las directrices de los grandes editores Joseph Campbell y Horace Gold, unidas a la moral conservadora impuesta por el régimen. Entre otras cosas existía la censura, que hasta 1966 dictaba los contenidos de la prensa.

V.A. Carter - Toda su obra de ciencia ficción (II) - KindleGarten

Por tanto, todos los protagonistas son hombres jóvenes, blancos (la raza blanca se presupone y no se especifica) y heterosexuales. Las mujeres siempre tienen papeles secundarios y normalmente suponen un interés romántico para el protagonista. Las relaciones de amor (que son realmente exprés) siempre terminan en boda (Corín Tellado, emperatriz de la novela rosa, explicaba que esto era una exigencia ineludible de la censura). Y son indefectiblemente (de nuevo no se contempla otra opción) normativas.

Con todo, V.A Carter se las arregla para introducir personajes femeninos con entidad que sirvan al menos como adláteres de los protagonistas masculinos. Que poseen inteligencia y valor determinantes para la trama como en La Tierra no puede morir o Cargamento para el infierno. En Cautivos de Voidán la dominancia femenina se muestra como algo disfuncional, anómalo. El protagonista llega a recalcar que en la Tierra «también hubo matriarcados y fracasaron» y la novela se convierte en un alegato de la igualdad de género, aunque sea porque en este caso beneficia al hombre.

Algo semejante ocurre con la crítica más o menos velada al estamento militar y a la burocracia, que aparecen no pocas veces como corruptos e incompetentes, moviéndose por el beneficio propio antes que por el interés general. El autor burla la censura otorgándoles nacionalidad extranjera, anglosajona casi siempre.

V.A. Carter y el sentido de la maravilla

El punto fuerte de este volumen es la capacidad de fabulación del autor. Condicionado por la extensión que imponía el formato (cada novela ocupa unas 80-90 páginas), entrega historias con un ritmo narrativo muy alto. No existen apenas descripciones y la adjetivación es la mínima imprescindible. La acción prima sobre todo lo demás y tenemos extraterrestres con tecnologías prodigiosas, astronaves capaces de atravesar el Sistema Solar en días, imperios galácticos… y una fe optimista y positiva en las potencialidades del ser humano.

V.A. Carter firma una ciencia ficción de la que hacía soñar con un futuro de viajes intergalácticos, autos voladores y federaciones donde la humanidad convive en paz con innumerables razas alienígenas. Y este volumen es una oportunidad excelente que ofrece Pulpture de disfrutarlas y asesorarlas sin recorrerse Internet y librerías de viejo en busca de los bolsilibros originales, tan difíciles de encontrar, o tan caros (y muchas veces bastante ajados) como una caja de AirgamBoys Espacio.

Dónde encontrarlo

V.A. Carter – Toda su obra de ciencia ficción (II) puede encontrarse en La boutique de Zotique.
Compártelo:
Bloguero, escritor y redactor de contenidos. Colaborador de las revistas Windumanoth, HyperSpace y Libros Prohibidos, y del podcast El Sótano de Radio Belgrado. Miembro de la revista Tantrum y del colectivo Inicia Literaria. Autor de Leyendas del Colt con el seudónimo Kenneth James.
Entradas creadas 403

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba